Coca-Cola, la marca que se ubica en tu subconsciente

Por Miodrag Borges, Fundador de Brain Knowledge

Allá por Febrero de 2013, dediqué un artículo en el diario Ideal a analizar uno de los grandes puntos fuertes del líder en el sector de bebidas de cola a nivel mundial, Coca-Cola.

Incluso antes de entrar en el apasionante mundo del Neuromarketing,  tuve claro que la concepción del consumidor como un ‘homo economicus‘  analizador de pros y contras, de la relación calidad-precio para todos los productos, etc., era errónea. Sin embargo y por alguna extraña razón, la teoría y la práctica de nuestro sector no se enfocaba en esa línea de pensamiento.

Sabiendo pues que somo más emocionales de lo que dictaba la teoría y que la implementación de estrategias de venta orientadas a lo subconsciente siempre han existido (aunque en muchas ocasiones de manera casual o fortuita), defiendo que Coca-Cola es la empresa a nivel mundial que mejor rendimiento ha sacado a estos planteamientos.

Y es que la marca nacida en Georgia (EE.UU.) siempre ha jugado con los sentimientos y emociones más primarios del ser humano: el amor, la felicidad, la familia, la amistad, etc., intentado llegar a lo más profundo de nuestro corazón y queriendo hacerse un hueco en el mismo. Y mentiríamos si dijéramos que no lo han conseguido.

Montague et al. (2004), demostraron a través de la publicación de su artículo científico ‘Neural Correlates of Behavioral Preference for Culturally Familiar Drinks’ y que hemos desgranado en otro artículo de este blog, que Coca-Cola ha conseguido penetrar de tal manera en el subconsciente de sus consumidores que el simple hecho de visualizar la marca genera reacciones a nivel cerebral, así como la presencia de la bebida en una cata semi-anónima aumenta en un porcentaje significativo la preferencia por la marca blanquirroja.

 

En definitiva, mi idea poco ha cambiado desde los inicios de 2013. Coca-Cola sigue gastando ingentes cantidades de dinero en materia publicitaria con el fin de seguir manteniendo ese status de líder mundial, colándose en cada casa y en cada corazón incluso desde antes de que ese ser humano tenga la capacidad de racionalizar lo que sucede en su día a día.

Y es que la ‘chispa de la vida’ es demasiado potente.

 

Si te gusta nuestra publicación, ¡compártela!
Share on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR